El nuevo régimen de cotizaciones, por el cual las empresas que ofrezcan prestaciones sociales a sus empleados deberán cotizar a la seguridad social como parte del sueldo, ha puesto en pié de guerra a los empresarios.