Tan solo unas horas antes, el portero sintió los síntomas de un infarto agudo de miocardio. Tenía obstruida la arteria coronaria derecha y los médicos le operaron de urgencia con éxito.