Allí residen los jóvenes futbolistas del club de categorías inferiores. La mayor parte de las víctimas tendrían entre 14 y 17 años.