El Clásico no fue uno más, este era el Clásico de Lopetegui. El técnico blanco, con el agua al cuello, contemplaba el choque entre su equipo y el Barça como la única tabla de salvación posible en caso de una victoria, pero el Barcelona no perdonó y acabó arrollando a los blancos, con uno de los peores resultados contra su histórico rival (5-1).