Todos con su teléfono móvil hicieron fotos y grabaron vídeos de un estadio que seguramente no vuelvan a pisar.