Para muchos es un hasta luego a La Roja, pero para otros como Iniesta es un adiós definitivo.