El futbolista, de 25 años, disputaba un balón cuando, tras recibir un balonazo en el pecho, anduvo escasos metros, se arrodilló y cayó desplomado con evidentes espasmos.