Los españoles no quieren ponerse ninguna etiqueta para Rusia