Ocurría muy cerca del estadio, poco antes de que comenzase el partido que enfrentaría a su equipo, el Atlético de Madrid contra el Sevilla. Un joven de 22 años, miembro del frente atlético, recibía tres puñaladas. Herido, llegaba hasta aquí. A la entrada del metro de Las Musas, donde era atendido por los servicios de emergencia. Ingresaba grave y era operado. Su vida ya no corre peligro. Está estable dentro de la gravedad y ha pasado la noche en la UVI.