El expresidente del Fútbol Club Barcelona, Sandro Rosell, y su socio, Joan Besolí, han ingresado en prisión por sus negocios en Brasil. La jueza cree que Rosell lideraba una organización criminal que se dedicaba a blanquear dinero procedente de comisiones ilícitas.