"Sería de chiflados creer que ha cambiado algo por lo que sucedió en 95 minutos", analiza el técnico.