El camerunés está acusado de defraudar casi 3.5 millones de euros por la gestión de sus derechos de imagen.