El entrenador del FC Barcelona, Luis Enrique, aseguró anoche que no se arrepiente de la alineación ante el Celta aunque ha reconocido que es el máximo responsable de las rotaciones "para bien y para mal". "El primer responsable cuando hay una derrota soy yo", dijo. No obstante, también ha valorado que haya sido el Celta, al que se ha referido como un equipo valiente, quien les haya derrotado. "Si tengo que perder porque alguien sea superior a mi que sea un equipo como el Celta", sentenció.