Zidane no pudo ocultar su felicidad tras la victoria del Real Madrid por 1-0 ante un inofensivo Manchester City, anoche en el Bernabéu. "Estoy contento, pero no sólo por mí, sobre todo por los jugadores, porque lo que hicieron fue fantástico", dijo el entrenador. La esperada final de la Champions tendrá sabor español. Los de Zidane se enfrentarán al Atlético de Madrid el próximo 28 de mayo en Milán y, preguntado precisamente sobre los rojiblancos, Zidane quiso dejar claro que "no existen favoritos" ya que ambos equipos "han merecido estar en la final". -Redacción-