Momentos antes del partido en los aledaños del estadio pasa esto: volantazo a derecha, a izquierda y así el conductor se va haciendo paso entre los aficionados del Barcelona. Circula por la acera a una velocidad considerable, ahí lo volvemos a ver y ahora se lleva por delante a un nutrido grupo de personas. A Miguel, que iba con su hijo pequeño, lo desplaza varios metros en el capó del coche. Ocurrió en la final de Copa de 2014.