Este viernes en El Cairo, un partido de fútbol amistoso entre las selecciones de Egipto y Libia ha tenido que ser suspendido de forma abrupta unos minutos. Los jugadores, el árbitro y los asistentes se han visto afectados por gas lacrimógeno en el interior del estadio. Al parecer, la Policía habría lanzado por accidente un bote de gas entre las multitud, provocando el incidente y la suspensión del encuentro durante seis minutos, el tiempo que ha tardado el gas en dispersarse.