El protagonista del día en el Barça fue Gerard Piqué, quien no pudo contener las lágrimas al recoger un premio. Le costó trabajo a Piqué terminar su discurso de agradecimientos tras ser elegido el mejor deportista catalán del 2015. "Me gustaría dedicar el premio a mis padres".