Luis Enrique se permitió disputar los últimos 15 minutos con 10, teniendo cambios disponibles. Mathieu, lesionado, se retiraba del terreno de juego y el técnico azulgrana, con el partido ganado, decidió no sacar a ningún otro jugador para no arriesgar. Para algunos, falta de respeto, para otros, comprensible.