Iker Casillas ya ha compartido su primer entrenamiento con sus nuevos compañeros del Oporto en tierras holandesas. El ex madridista, que llegó al campo montado en bicicleta, se ha mostrado tímido por la expectación mediática aunque ya ha firmado algún autógrafo. A Casillas se le ha visto sonreír y compartir complicidades con algunos jugadores de la plantilla, once de ellos españoles. Ha reconocido que el primer contacto con sus compañeros ha sido muy bueno y se ha mostrado contento de empezar a entrenar de nuevo.