En el Barcelona los problemas no están en el campo, sino en los despachos. El actual presidente Josep María Bartomeu, el anterior, Sandro Rosell y, el club irán a juicio según ha decidido esta mañana en un auto el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz. Todos ellos están acusados de delitos contra la Hacienda Pública y administración desleal en relación al fichaje de Neymar. Ahora el fiscal tiene diez días para presentar su escrito de acusación.