El Almería llegó con todo al Calderón, pero el feudo rojiblanco se convirtió en un polvorín desde el primer minuto. La flecha Griezmann se ha convertido por derecho propio en el alma del Atlético en el ataque, junto con Mandzukic, los de Simeone carburan a lo grande.