Los familiares de Francisco Javier Romero Taboada entraban en el Instituto Anatómico Forense de la capital madrileña, donde se le estaba prácticando la autopsia al cadaver del fallecido. El aficionado del Deportivo, perteneciente a una sección de los "Riazor Blues. Los Suaves" había sufrido un traumatismo cranoencefálico, hipotermia y parada cardiorespiratoria, así lo diagnosticaron los efectivos del Samur-Protección Civil, tras extraerlo del río Manzanares, después de permanecer una hora en el agua por participar en una reyerta contra los aficionados del Atlético del Madrid, el Frente Atlético. El fallecido, conocido como "Jimmy", tenía 43 tres años y dos hijos.