La violencia en el fútbol se ha cobrado una nueva vida. Ha ocurrido en la zona de Madrid Río, al lado del Manzanares, junto al estadio Calderón.