Luis Suárez se va aclimatando poco a poco a Barcelona. Ayer por la tarde, cuando regresaba a casa con su mujer se le ha visto sonriente, tranquilo e incluso dirigió unas palabras a los medios de comunicación que hacen guardia. El uruguayo aseguró que se encuentra "muy bien", a pesar de la sanción de la FIFA que no le permite ni siqueira ser presentado con su nuevo club.