El brasileño Dani Alves, lateral derecho del Barcelona, protagonizó una de las imágenes curiosas del partido ante el Villarreal, al comerse un plátano que habían lanzado al campo desde la grada.