Fue su última entrada en Facebook. Una foto suya junto a sus dos hijos. Diego, el presunto parricida, la subió hace sólo dos semanas. En otras muchas imágenes aparece sonriendo junto a los niños. Viéndoles así parece increíble lo que ocurrió ayer en Carabanchel. Pasó al filo de la medianoche.