Rajoy anunció que el Gobierno estaba dispuesto a hablar, se refirió alos puntos controvertidos, los que han provocado sin duda el desencuentro conlos barones autonómicos y la división interna dentro del propio partido.