En Guinea Ecuatorial es casi un día de fiesta nacional. Los jugadores guineanos saben que van a enfrentarse a la campeona del mundo y de Europa lo que es un estímulo único para ellos y su afición. A la llegada de la expedición de la Roja al aeropuerto de Malabo ha tenido lugar una curiosa anécdota.