Jorge Lorenzo vuela ya hacia Estados Unidos con la intención de subirse a su moto en el primer entrenamiento y valorar así si el domingo podrá correr el Gran Premio.