"No pienso en la presión", dice el joven atacante de 20 años que tendrá que hacer olvidar a Falcao.