Los enfrentamientos entre aficionados rusos y polacos en las calles de Varsovia han empañado una Eurocopa que, hasta el momento, se desarrollaba con total normalidad. El partido entre Rusia y Polonia, dos naciones tradicionalmente enfrentadas, anticipaba la tensión que se podía vivir en las calles de la capital polaca y que motivó un gran operativo policial.