El entrenador del FC Barcelona, Pep Guardiola, afirmó este viernes, antes de su partido contra el Osasuna, que el equipo no tira la toalla en la Liga, ya que la competición será "muy larga", y aunque reconoció que es difícil remontar siete puntos, "más difícil es remontar más de siete". "No permitiré que bajen los brazos hasta felicitar al oponente si alguien nos gana", subrayó en referencia a sus jugadores y ante la posibilidad de un posible pinchazo que aumente la ventaja del Real Madrid.