En la noche de este sábado la alegría saltó al campo. El Granada ya es de Primera División tras empatar con el Elche (1-1) en Alicante. Tras el partido, los jugadores y la afición lo celebraron por todo lo alto en el césped. El entrenador del conjunto granadino, Fabriciano González, fue manteado por sus chicos. El técnico ha destacado el éxito que supone para todos lograr ascender al Granada en sesenta partidos.