Demi Lovato se encuentra estable tras ser ingresada por una supuesta sobredosis de heroína. Cuando llegaron los servicios de emergencia a su casa estaba inconsciente y muy grave, según un medio estadounidense, necesitó una inyección de naloxona, un fuerte antídoto contra las sobredosis de narcóticos.