Aunque la lluvia amenazó todo el día con deslucir la inauguración de la 64 edición del Festival de Cine de San Sebastián, lo cierto es que la alfombra roja volvió a ser un año más el escenario perfecto para que las estrellas de nuestro cine y de otras cinematografías brillasen con luz propia.