Mientras Rigoletto llega a su punto álgido, a 16 metros bajo el escenario hay un mundo mágico. Hugo Fernández, regidor del Teatro Real, explica que ahí “es donde llegan todos las producciones desmontadas". "Aquí es donde se produce el ensamblaje de todo, el montaje”, dice.