La lluvia de estrellas más esperada del año, no defraudó a pesar de la luna llena y de que no fue una noche, precisamente, calurosa. Un gran número de grancanarios disfrutaron del fenómeno en las zonas altas de la isla y pidieron sus deseos como manda la tradición.