Cuando Lorenzo aprieta, todos sabemos qué hay que hacer, pero sólo unos pocos ponen en práctica la teoría. Seguramente, alguna vez, más de uno ha hecho una “pequeña locura” para conseguir un buen bronceado. Sin embargo, se nos olvida que exponernos al sol sin protección puede pasarnos factura.