Desde que Roberto enviudó ha descuidado a su hija Alejandra de quince años. Sumido en su depresión, decide mudarse a la ciudad. En la nueva escuela, la chica tolerará en silencio abusos emocionales y humillaciones de todo tipo, con tal de no llevar problemas a casa.