Amparo huye del convento en el que vive y se va con su hermana. El primo Libardo se enamora de ella y la fuerza a vivir bajo su techo. Obligada a convertirse en su esposa, Amparo no puede escapar tampoco de gestar a su hija.