Una maana Joel encuentra a Elvis, el perro de su mujer, medio moribundo y sediento. Esto le obliga a salir de casa, algo que lleva evitando desde hace tiempo. Al dejarse las llaves dentro, pasa el da intentando desesperadamente volver a su casa, su refugio.