Lifi es una gallina ponedora confinada en una granja. Su suerte cambia el día que consigue escapar de sus captores y se refugia en la selva, donde acaba adoptando, por accidente, a un patito huérfano. Juntos se embarcan en un viaje al interior de la naturaleza en busca de su destino y su libertad.