Detrás de una educación agnóstica, una vida de excesos y un legado de odio se esconde Marcos, un joven completamente indiferente a la vida. Tras enfrentase a la muerte todo cambia. Cuando alguien se pone en su lugar ante la ley y paga por lo que él hizo, se trastorna su apatía. Una visita al pueblo donde nació Lucía hace revivir a Marcos el trágico suicidio de Paula, lo que le altera y le hace discutir con su madre. Es entonces cuando decide pasar unos días de excesos junto a Víctor y Laura. Tras una imprudencia de Marcos al volante, Víctor muere en un accidente de coche y el culpable decide huir. Su padre toma las riendas de la situación, lo que activa su conciencia y le lleva a descubrir el origen de su educación. Es así como cambia por completo el rumbo de su vida.