Arthur Bishop (JASON STATHAN) es un asesino a sueldo con un estricto código de honor y extraordinarios talentos. Cuando una agencia del Gobierno de Estados Unidos contrata al "mecánico" para que elimine a un espía renegado o a un empresario corrupto, pueden dormir tranquilos sabiendo que la muerte parecerá un trágico accidente o producida por causas naturales. El mecánico estudia su objetivo antes de eliminarlo para asegurarse de evitar incidentes internacionales y contener cualquier posible escándalo.