Un estridente ruido llamó la atención de miles de vecinos en la capital tinerfeña.