El hombre con más récords Guinness en su haber ha conseguido uno más. En esta ocasión ha sido por cortar sandías en su estómago.