Un vídeo supuestamente tomado por las cámaras de seguridad de una oficina en Nueva York se ha convertido en viral