04 de octubre de 2019
04.10.2019

Todo lo que haces en WhatsApp que puede ser delito

Compartir una captura de pantalla o añadir a alguien a un grupo son las infracciones más desconocidas

04.10.2019 | 09:12
Espiar el móvil de tu pareja está considerado como delito.

WhatsApp es ya una parte indispensable de nuestro día a día. A través de esta aplicación mantenemos el contacto con nuestros seres queridos, compartimos enlaces, enviamos fotos a otras personas y un sinfín de cosas más

Pero de entre todas esas cosas... ¿Alguna vez te has parado a pensar en las que pueden ser consideradas delito? Dejando de lado las estafas y las infracciones más obvias, aquí te recopilamos todo lo que se hace en WhatsApp y que puede ser punible.

Compartir capturas de pantalla

Compartir en un chat una captura de pantalla de una conversación de la que formes parte puede considerarse delito en función de los datos que aparezcan en ella. Si en esa captura aparece el nombre, la foto o el número de teléfono de otra persona, ésta podría denunciarte por revelación de secretos.

Pero no sólo los datos personales que aparezcan en esa captura pueden ser susceptibles de delito. La Ley Orgánica 1/1982 establece en su artículo séptimo que si en esa "la divulgación de hechos relativos a la vida privada de una persona o familia que afecten a su reputación y buen nombre" también puede ser punible.

Ten cuidado con las capturas que envías en los chats de WhatsApp. Shutterstock

La situación es mucho más grave cuando ninguno de los miembros de la conversación forma parte del chat del que se ha hecho la captura de pantalla. El artículo 197 del Código Penal establece una pena de uno a cuatro años de prisión para quien "para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales". En el mismo artículo también se explica que "se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años si se difunden, revelan o ceden a terceros los datos o hechos descubiertos o las imágenes captadas".

Las amenazas o las injurias

Mucha gente se suele olvidar de que aunque se realicen desde detrás de una pantalla, los delitos siguen siendo delitos. Es por eso que las amenazas, las injurias, los delitos de odio, las frases racistas o los chistes homófobos , por ejemplo, que se escriban por WhatsApp pueden tener las mismas consecuencias para quien los lleva a cabo que en la vida real. Eso sí, todo depende de la relación previa entre los participantes en la conversación, del grado de la amenaza o injuria y de otros factores.

Las amenazas son igual de punibles en WhatsApp. Shutterstock

Añadir a una persona a un grupo de WhatsApp

Seguramente te ha ocurrido en alguna ocasión. Has ido a mirar el móvil y te has encontrado con que alguien te había añadido a un grupo con personas a las que no conocías. Pues bien, hace ya algún tiempo que la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) se pronunció sobre este tema: incluir números de teléfono en grupos de WhatsApp sin consentimiento es ilegal.

El organismo resolvió de esta manera el conflicto entre el Ayuntamiento de Boecillo (Valladolid) y uno de sus vecinos. Y es que el hombre denunció a la alcaldía tras ser incluido sin su consentimiento en un grupo de WhatsApp junto a otras 255 personas. La AEPD consideró que el Ayuntamiento infringió lo dispuesto en los artículos 4.2 y 10 de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), tipificadas como infracción grave.

El artículo 4.2 de dicha ley dispone que "los datos de carácter personal objeto de tratamiento no podrán usarse para finalidades incompatibles con aquellas para las que los datos hubieran sido recogidos". También añade que "no se considerará incompatible el tratamiento posterior de éstos con fines históricos, estadísticos o científicos".

Por su parte, el punto 10 establece que "el responsable del fichero y quienes intervengan en cualquier fase de tratamiento de los datos de carácter personal están obligados al secreto profesional respecto de los mismos y al deber de guardarlos, obligaciones que subsistirán aún después de finalizar sus relaciones con el titular del fichero, o, en su caso, con el responsable del mismo".

Espiar la cuenta de otra persona

Espiar las conversaciones de WhatsApp de otra persona es algo más habitual de lo que nos gustaría, especialmente entre parejas. Sin embargo, lo que muchos no se dan cuenta es que se trata de un atentado contra la privacidad y que puede ser denunciable y castigado según el artículo 197 del Código Penal.

Tristemente, espiar el móvil es habitual entre las parejas. Shuttestock

Infringir los derechos de autor

WhatsApp prohíbe a sus usuarios enviar o subir imágenes, vídeos o cualquier otro contenido que esté protegido con derechos de autor, de privacidad, propiedad intelectual u otros derechos de propiedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook