El plátano de Canarias es una de las frutas más consumidas y conocidas, sobre todo por su alto contenido en potasio. Es un superalimento que, además de aportarnos este mineral necesario para nuestra salud, tiene otras muchas propiedades. Sin embargo, también se han extendido muchos falsos mitos sobre esta rica fruta camuflados entre verdades sobre su ingesta.

El plátano, que pertenece a la familia de las musáceas, es una fruta esencial para mantener una dieta equilibrada por ser fuente de potasio, hidratos de carbono, fibra, vitamina B6 e inulina, tal y como indican en la Fundación Española de la Nutrición (FEN). Aporta importantes beneficios para la salud ya que su alto contenido en inulina y otros fructooligosacáridos no digeribles por las enzimas intestinales "tienen efectos beneficiosos sobre el tránsito intestinal". Además, el potasio contribuye al correcto funcionamiento del sistema muscular y el sistema nervioso.

Aunque el almidón es el hidrato de carbono con más presencia en los plátanos, a medida que madura "se convierte en azúcares sencillos como glucosa, sacarosa y fructosa", añaden desde la FEN. Por tanto, los azúcares que contiene esta fruta son saludables para el organismo.

¿Cuántos plátanos podemos comer?

Los expertos recuerdan que hay que tener en cuenta la estacionalidad de las frutas y apela al sentido común porque lo recomendable es "ir variando de fruta para conseguir nutrientes distintos".

Pese a todo esto, todavía sigue habiendo personas que dejan de consumir plátanos por considerar que tienen muchas calorías y azúcar. Pero esto no es así. Los expertos destacan, que éste es uno de los mitos más extendidos en la nutrición, ya que este alimento es ideal por varios motivos: es rico en minerales como el potasio y el magnesio, es ideal para antes de hacer deporte y es realmente saciante y rico en vitaminas que contribuyen al buen funcionamiento del sistema inmune.

¿Engorda?

No tiene base científica, tal y como coinciden en afirmar todos los expertos. Cien gramos de plátano suponen unas 90 calorías mientras que, por ejemplo, 100 gramos de manzana, unas 40 calorías. Sin embargo, no comemos 100 gramos de plátano o de manzana, lo frecuente es consumir piezas de fruta y mientras un plátano supondría unas 80 calorías, una manzana aporta 70. Por tanto, el plátano no aporta muchas más calorías que cualquier otra fruta. Por otra parte, no debemos dejar arrastrarnos ante estos falsos mitos ya que cabe tener en cuenta que no hay ningún alimento que engorde o adelgace. Es el conjunto de nuestra dieta en relación a nuestro gasto energético lo que conlleva a un exceso o pérdida de peso, en el caso de que no haya un balance energético.

¿Es indigesto?

El plátano es un alimento suave y bastante fácil de digerir, siempre y cuando esté maduro. Esta afirmación sólo tiene sentido si hablamos del plátano verde, ya que posee gran cantidad de almidón, una sustancia que cuesta digerir y puede hacer que resulte indigesto y desencadenar flatulencias y dispepsia.

¿Está prohibido en la diabetes?

A pesar de ser una fruta rica en hidratos de carbono, no tiene por qué ser un alimento a evitar por los pacientes diabéticos, siempre y cuando se tenga en cuenta el consumo total de hidratos realizado a lo largo del día y se haga un consumo moderado. La clave, por tanto, está en la cantidad y no en el tipo de fruta.

¿Puede sustituir una comida?

Aunque su balance nutricional es muy positivo, en ningún caso el plátano tiene la capacidad de sustituir ninguna comida completa, a excepción de algún tentempié a media mañana o media tarde.

Propiedades nutricionales del plátano

Propiedades nutricionales del plátano