11 de febrero de 2020
11.02.2020

Las legumbres, a remojo y contadas

El internista y experto en nutrición de Quirónsalud Tenerife José Alejandro Medina, advierte de que la moda de comer sin gluten conlleva un aumento en el consumo de harinas a base de legumbres que causa mayor riesgo de distensión abdominal y gases

11.02.2020 | 15:31
Garbanzos, de las legumbres más habituales en nuestros platos.

La mayor parte de la gente que comienza una dieta piensa que para alcanzar su peso ideal debe olvidarse de comer no sólo legumbres, sino también otro tipo de alimentos, considerados densos desde el punto de vista energético. Sin embargo, según nos explica el internista y especialista en nutrición de Hospital Quirónsalud Tenerife, José Alejandro Medina, con motivo de la celebración del Día Mundial de las Legumbres, lo importante no es lo que comamos, sino mantener el equilibrio entre lo que ingerimos y nuestro gasto energético.

En opinión del doctor Medina, a la hora de iniciar un plan para perder peso, es fundamental tener claro que debemos tener un ritmo de actividad física y, por lo tanto, de consumo energético, superior a las calorías que aportamos a nuestro organismo con las comidas. "Lo que engorda no es la legumbre o la hamburguesa, sino el desequilibrio entre el requerimiento energético y lo que comemos", indica el especialista, quien no obstante asegura que también es importante tener en cuenta que el mismo alimento puede aumentar considerablemente su aporte energético dependiendo de cómo lo cocinemos. Por ejemplo, en el caso de las legumbres, no es lo mismo hacer unas lentejas con verduras, que prepararlas con tocino y chorizo.

Otra de las críticas que se hace a las legumbres tienen que ver con su difícil digestión. Aunque, como explica el doctor Medina, esto también está directamente relacionado con la manera en la que las cocinamos. Lo mejor es preparar este producto de la manera tradicional. Esto es: poniéndolas en remojo con agua tibia el día antes de su preparación, cambiar esta agua varias veces y darles un tiempo de cocción prolongado.

Eliminar los fitatos

De esta forma lograremos eliminar gran parte de los fitatos que contienen. El experto en Nutrición explica que esta sustancia es conocida como antinutriente pues inhibe la absorción de los nutrientes y es la responsable de que las legumbres sean un alimento de digestión pesada y que, por lo tanto, su consumo elevado favorezca la inflamación y la permeabilidad de la mucosa intestinal.

Por todo ello, lo recomendable es que se consuman entre 1 y 2 veces a la semana, siempre y cuando estén cocinadas de la manera que acabamos de comentar. Sin embargo, en la actualidad la moda de comer sin gluten ha hecho que muchas personas incrementen el consumo de las legumbres en forma de harinas y otros productos industriales que no han sido preparados de la manera adecuada y que, por lo tanto, provocan que mucha gente sufra de distensión abdominal y gases.

Sobre el momento de comerlas es mucho mejor ingerirlas por la mañana o a medio día, ya que por el tipo de digestión que realizamos y por el tipo de nutrientes que nos aportan, constituyen un alimento muy denso desde el punto de vista energético, por lo que, si las incluimos en las primeras comidas del día, tendremos tiempo para gastar esta energía y no acumularla.

También debemos tener en cuenta que, aunque no sustituyen a las proteínas de origen animal, como los lácteos, la carne, el pescado, o el huevo; las legumbres constituyen una de las mayores fuentes de proteína vegetal que hay en la naturaleza y, por lo tanto, son un alimento imprescindible en las dietas vegetarianas. "No podemos olvidar tampoco que son una importante fuente de minerales y oligoelementos, lo que también convierten a las legumbres en un buen alimento de recuperación para los deportistas después de una prueba o entrenamiento intenso", concluye el doctor Medina.

Sobre Quirónsalud

Quirónsalud es el grupo hospitalario líder en España y, junto con su matriz Fresenius-Helios, también en Europa. Cuenta con más de 40.000 profesionales en más de 125 centros sanitarios, entre los que se encuentran 50 hospitales que ofrecen cerca de 7.000 camas hospitalarias. Dispone de la tecnología más avanzada y de un gran equipo de profesionales altamente especializados y de prestigio internacional. Entre sus centros, se encuentran el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Centro Médico Teknon, Ruber Internacional, Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, Hospital Quirónsalud Barcelona, Hospital Universitario Dexeus, Policlínica de Gipuzkoa, Hospital Universitari General de Catalunya, Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, etc.

El Grupo trabaja en la promoción de la docencia (ocho de sus hospitales son universitarios) y la investigación médico-científica (cuenta con el Instituto de Investigación Sanitaria de la FJD, acreditado por la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación).
Asimismo, su servicio asistencial está organizado en unidades y redes transversales que permiten optimizar la experiencia acumulada en los distintos centros y la traslación clínica de sus investigaciones. Actualmente, Quirónsalud está desarrollando multitud de proyectos de investigación en toda España y muchos de sus centros realizan en este ámbito una labor puntera, siendo pioneros en diferentes especialidades como oncología, cardiología, endocrinología, ginecología y neurología, entre otras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook